“España Circular 2030” empieza a caminar

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 2 de Junio de 2020 la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC), denominada “España Circular 2030”, que marcará la hoja de ruta circular para esta década y que permitirá reducir la generación de residuos, mejorar la eficiencia en el uso de recursos y disminuir así el impacto medioambiental. También incluye la aprobación del anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos contaminantes.


Con la EEEC se busca superar la economía lineal que repite el esquema: extracción – producción – consumo – desecho, para pasar a impulsar un nuevo modelo de producción y consumo donde el valor de productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, se minimice la generación de residuos y se aprovechen al máximo aquellos que no se hayan podido evitar. La economía circular crea valor no vinculado al consumo de recursos finitos. En una verdadera economía circular, el consumo solo se produce en ciclos biológicos eficaces y el uso sustituye al consumo.

La transición hacia una economía circular supone un cambio sistémico, en el que la investigación y la innovación juegan un papel importante, apoyada en los procesos de transformación digital. Por tanto, el fomento de la I+D+i es un elemento en este proceso de transición, que a su vez contribuirá a la modernización, desarrollo y competitividad empresarial de la industria europea y española.

La EEEC como no podía ser de otra forma va ligada ineludiblemente al Pacto Verde Europeo (#EUGREENDEAL), donde el Nuevo Plan de Acción de la Economía Circular recientemente aprobado, constituye su núcleo principal y la hoja de ruta de la UE hacia la neutralidad climática en 2050. Y quizá lo más importante, la Comisión Europea presidida por primera vez por una mujer, Ursula VON DER LEYEN, va a ligar el cuantitativamente muy importante Plan de Recuperación europeo, al desarrollo del Pacto Verde Europeo y a la Digitalización. Este es el momento de Europa y lo va a protagonizar la economía verde, para convertir el desafío de recuperación económica, pos-covid19, en una gran oportunidad, que Europa pretende liderar a nivel internacional.

Además, la Economía Circular está incluida entre las prioridades de las estrategias regionales para la especialización inteligente (RIS3 por sus siglas en inglés), integrándose como condicionalidad ex ante ligada a los Fondos Estructurales y de Inversión. Sin olvidar que programas como LIFE y COSME la tienen entre sus prioridades. Al respecto, también se debería recordar que nuestra Comunitat es la única o una de las pocas que aún no tiene un Plan de Economía Circular.

Precisamente el próximo 10 de Junio, el Comité de Economía Circular de EVAP (Asociación de Profesionales y Empresarias de Valencia), recientemente creado y coordinado por Mercedes Herranz, se ha bautizado organizando una interesantísima jornada internacional, que no podía ser más oportuna. Aquí y Ahora: la economía circular, al que podéis inscribiros AQUÍ (ver programa en la imagen)

Las medidas concretas a desarrollar por la EEEC se recogerán en planes trimestrales que ayudarán a materializar su ejecución. El primero de ellos se presentará a finales de 2020 y recogerá el periodo 2021-2023. Abordará el reto de los plásticos de un solo uso, mejorará la trazabilidad y el control de los traslados de residuos y, además, también será palanca para la recuperación económica tras la pandemia.

Entre los objetivos de la “España Circular 2030” para la próxima década encontramos los siguientes:

-      Reducir en un 30% el consumo nacional de materiales

-      Disminuir la generación de residuos un 15%

-     Reducir la generación de residuos de alimentos, un 50% a nivel de hogar y consumo minorista y un 20% en las cadenas de suministro y producción

-      Incrementar la reutilización de residuos hasta el 10%

-      Mejorar la eficiencia en el consumo del agua en un 10%

-     Reducir la emisión de gases de efecto invernadero por debajo de los 10 millones de toneladas de CO2 equivalente

También la estrategia fija sectores prioritarios de actuación donde la economía circular es clave para desarrollar una industria española de recuperación: construcción y demolición, agroalimentación, industria, bienes de consumo, turismo y textil y confección

El reto va a ser preparar el mercado de trabajo para la transición a una economía circular, baja en emisiones, donde los trabajadores van a tener que adaptar sus capacidades a las nuevas demandas y, las empresas y administraciones públicas tendrán que crear espacios de colaboración con los grupos de interés, especialmente trabajadores y consumidores, de forma que permita a las empresas y administraciones ser eficientes y no incurrir en cargas excesivas, para no dificultar el crecimiento y la competitividad de las empresas

Por otra parte, se establecen 8 líneas de actuación, 5 relacionadas con el cierre del círculo: producción, consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias y reutilización y depuración del agua, y las 3 restantes transversales: sensibilización y participación, investigación, innovación y competitividad, empleo y formación

Por último, como no podía ser de otra forma, será muy importante la implicación de todos los actores económicos y sociales, especialmente los consumidores y ciudadanos, pues con sus decisiones de compra y su compromiso de separación de residuos, se convierten en fundamentales. Para facilitar este objetivo se creará: la Comisión Interministerial de Economía Circular y el Consejo de Economía Circular con colaboración público – privada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario