Nuevos MODELOS DE NEGOCIO en la Economía Circular

La ECONOMÍA CIRCULAR trata de transformar la manera en que hacemos nuestro negocio, respetando y apreciando el mundo que nos rodea. Forma parte de un nuevo paradigma de gestión, caracterizado por una doble transición digital y verde, donde Europa va a destinar mucho dinero. Aquí vas a encontrar algunas claves para identificar nuevos negocios o bien para hacer más competitivos los actuales, conectando con las nuevas generaciones de consumidores que van buscando experiencias de valor emocional y social. 

Pasar de una economía lineal a una economía circular requiere una reconfiguración de la lógica de los negocios, que es donde entran en juego las estrategias comerciales circulares. Todos somos consumidores en la economía lineal actual, pero a medida que hagamos la transición a una economía que reduzca de verdad el desperdicio y promueva la reutilización, nos convertiremos en actores en el ciclo de vida de bienes y servicios en toda la economía.

El Flujo Biológico y Técnico de la Economía Circular


Hay que saber que dentro de una economía circular existen dos tipos de flujos de valor, tal como se observa en la imagen. A la derecha está el ciclo técnico, que incluye todos los productos fabricados, que deben ser diseñados para ser recapturados, reutilizados, reparados, remanufacturados y, cuando ya no exista otra opción, reciclados, maximizando así el valor de los materiales y evitando que escapen al entorno natural. A la izquierda está el flujo biológico que abarca todos los bienes y materiales que tienen una base biológica y que pueden ser fácilmente metabolizados en la naturaleza. Todos los productos alimenticios, por ejemplo, son biológicos, mientras que todos los envases de alimentos que tienen adiciones técnicas como el plástico, son técnicos.

Si diriges una empresa y tomas decisiones, necesitas comprender la lógica de los nuevos negocios, cómo se está transformando actualmente la economía y cómo están evolucionando los modelos de negocio. Y, sobre todo, al ser todo muy nuevo e innovador, necesitas ir acompañado de otros profesionales. Es lo que hemos hecho en la Asociación de Empresarias y Profesionales de Valencia (Evap Valencia) donde en marzo, antes del confinamiento, constituimos el Comité de Economía Circular con unos sencillos objetivos y con el reto de "contribuir a que la mujer, en su papel de profesional y directiva pueda ejercer un liderazgo innovador en la Economía Circular"

A medida que transitamos hacia la economía verde, hay muchas empresas que necesitan adaptar su gestión, pues los modelos comerciales, de producto, servicios y estrategias estándar ya no sirven. Para satisfacer la creciente demanda de productos sostenibles y circulares, las empresas deben asimilar estos nuevos enfoques. No hay alternativa. Si quieren ser competitivos lo tienen que empezar a hacer de otra forma, es decir deben ser empresas sostenibles económica, social y medioambientalmente.

Hasta ahora, gran parte de nuestra inversión y energía para el cambio se ha centrado en la gestión de residuos, en lugar de en diseñar los productos y servicios para minimizar esos residuos. De hecho, el PIB, que es el principal indicador económico de nuestra sociedad, ha ayudado a crear muchos de los problemas ambientales que nos aquejan hoy, pues no tiene en cuenta las externalidades (positivas y negativas). Como consecuencia, empieza a estar cuestionado, pues no refleja las nuevas formas para crear valor experiencial (emocional y social), así como tampoco ayuda a generar una demanda capaz de satisfacer las necesidades humanas.

La economía lineal y su indicador el PIB nos ha ayudado a avanzar hasta aquí pero el avance ha tenido un coste elevado para los sistemas que ahora ya no podemos mantener. La perspectiva de los 9.000 millones de habitantes, con una creciente incorporación al consumo, hace absolutamente necesario pensar en términos de circularidad, es decir, de aprovechar al máximo los recursos, evitando los desperdicios y residuos.

Para hacerlo proponemos pensar en término de 5 tipos de actividades, tal como se observa en el gráfico y se explica a continuación

Mercedes Herranz, Tipos de negocio economía circular, nuevos modelos de negocio

Ø Reparar, Actualizar y Revender diseñando los productos para prolongar su vida útil y continuar su funcionalidad.

Ø Refabricar pensando en crear un circuito donde los productos están destinados a ser recogidos, reacondicionados e introducidos de nuevo en el proceso de producción.

Ø Plataformas que facilitan el uso compartido de bienes para poner en contacto a los propietarios de un bien con quien quiera utilizarlo. Se puede compartir coche, lugar de trabajo, alojamiento, herramientas, etc.

ØTransformación de desechos en nuevas materias aprovechables diseñando los productos para que los materiales de desecho (subproductos) puedan convertirse en materia prima y ser utilizados por otros.

Ø Producto como servicio donde no se vende el producto sino su uso. Los materiales permanecen en la economía por más tiempo, ofreciendo mayor valor de utilización a largo plazo.

En definitiva, cada tipo de industria y producto necesitará procesos de producción diferentes. El cambio fundamental será apostar por un diseño que piense en sostenibilidad, evitar que la carga del desecho se transfiera al usuario final y que el fabricante tenga más protagonismo, diseñando productos más circulares para el nuevo consumidor.


AHORA o NUNCA: más participación, más colaboración, más aprendizaje y más equilibrio dentro de la empresa para perseguir intereses compartidos

Si antes de la pandemia afrontar los problemas económicos, sociales y medioambientales pasaba por compartir recursos y buscar el equilibrio de intereses dentro de la empresa, ahora en el entorno socioeconómico Post – Covid19, ya no hay discusión. La magnitud y complejidad de los problemas a los que se enfrenta la Pyme es de tal calibre, que la solución debe pasar por construir espacios de colaboración y aprendizaje dentro de las empresas.

Es la OPORTUNIDAD para avanzar en la participación y la democracia económica como un factor importante de cambio en la cultura empresarial y sindical. Puede suponer un punto de inflexión para ampliar el campo de los acuerdos y superar los límites y rigidez de la concertación social actual. Lo vamos a necesitar para afrontar este auténtico desastre económico y social que no tiene precedentes.

Por ejemplo, en la evolución del PIB de Estados Unidos desde los años 50 vemos las caídas más importantes en torno a -10% a finales de los 50, de los 70 y en 2008. La crisis actual supone una caída tan fuerte que no se puede reflejar por falta de gráfico. Las principales compañías financieras prevén caídas, suprimiendo los extremos, de entre el 17 y 40% y no se caracterizan por ser exageradas. Esto es algo indescriptible desde el punto de vista histórico.

El pasado 25 de Mayo Unai Sordo, secretario general de CC.OO, introdujo en el debate #Futurotrascovid un concepto muy interesante, “interés compartido” refiriéndose a la necesidad de crear un ambiente de aprendizaje dentro de las empresas para aprovechar las tecnologías. También tenemos que recordar a algunos empresarios y directivos, como por ejemplo el Presidente de DANONE, Enmanuel Faber que dijo “una empresa que sólo sirva a los accionistas es un herejía”, pues ha llegado el momento de hacer una nueva más colaborativa e inclusiva. 

En este sentido, a mediados de Mayo, en Valencia iniciamos un proceso de reflexión tomando como punto de partida la experiencia cercana del “Modelo Vasco de Transformación Empresarial” que posiblemente debe ser repensado aunque es un referente en los procesos de participación del trabajador en la empresa (Beneficios, Gestión, Propiedad). En paralelo, en el entorno académico europeo y liderado por un grupo de mujeres, ha surgido la plataforma Democratizing Work, extendiéndose por todo el mundo.

Por otra parte, en la Plataforma por la Democracia Económica antes de la crisis sanitaria, ya empezamos a trabajar para avanzar hacia una empresa más participativa e inclusiva, pues creemos que es más eficiente para trabajar con las tecnologías digitales emergentes, muy potentes creando espacios de comunicación e intercambio. Hablábamos de una profunda disrupción tecnológica que, al igual que otros procesos, se ha acelerado durante esta crisis sanitaria. Al mismo tiempo, era evidente el deterioro de la cohesión económica, social y medioambiental hasta tal punto que, incluso referentes importantes del sistema capitalista y de las políticas neoliberales, estaban apostando por la necesidad de “resetear el capitalismo”. Y en esto llegó lo nunca visto, donde ahora estamos.

Por lo tanto, ante esta realidad tan preocupante, no es extraño que más del 80% de los ciudadanos quieran que se subordinen las diferencias políticas al bien común, existiendo un sentimiento favorable a la colaboración. En este contexto, la apuesta por la participación en las empresas y organizaciones debe tener una OPORTUNIDAD para impulsar una innovación avanzada en la gestión y también en la concertación social.


La oportunidad hay que buscarla en las múltiples Mesas de Diálogo Social que se han puesto en marcha para la Reconstrucción Económica (Comisión del parlamento de España, Mesa de Diálogo Social de la Comunitat Valenciana para la Reconstrucción, Comisión para la Reconstrucción del Ayuntamiento de Valencia, etc.).

Es ahora o nunca el momento de decidir por donde vamos, por caminar hacia la continuidad de las relaciones laborales tal como las conocemos o por algo más arriesgado por innovador, es decir, por el desarrollo de una empresa más abierta, participativa y equilibrada dentro de las empresas tanto públicas como privadas.

Se deben buscar líderes que quieran romper el statu quo. ¿Tiene sentido que en estos momentos los responsables de las empresas, organizaciones e instituciones pretendan mantener lo existente? Definitivamente, no. Como decía Dionisio Aranzadi[1] refiriéndose al cambio “para mantener lo existente ya están los gerentes, ahora se necesitan líderes” para promover la innovación y el cambio, hasta tal punto que este quede institucionalizado.

Es decir, hay que inspirar en la gente, en la sociedad una NUEVA VISIÓN DE FUTURO. Todos (organizaciones empresariales, sindicatos y administraciones, sin olvidar al cooperativismo pues tienen un pequeño camino hecho), deben replantearse el papel que quieren jugar en esa nueva organización que se necesita para construir la doble transición digital y verde de forma más compartida. La presencia o no, con sentido de futuro, en este proceso de reconstrucción económica que se ha iniciado, va a ser fundamental para la próxima década. Recordando a Yuval Harari, “…los gestores que vengan sólo van a tener tiempo de centrarse en estabilizar y construir lo que ahora estamos decidiendo”.

Es una entrada que ha sido publicada en primer lugar en Espacio Público dentro de "Un debate cargado de Presente y de Futuro" de Público


[1]  Especialista en temas de cooperativismo y liderazgo, además de Doctor en Ciencias Económicas, licenciado en Filosofía y Teología y catedrático de Sociología por la Universidad de Deusto.




NEXT GENERATION EU: el nuevo instrumento de reconstrucción europeo

Todo se ha acelerado con el Covid19, Europa también y para bien, “Europa apuesta por Europa” para no ser un actor insignificante en un mundo en disputa entre EE.UU y China. Por una vez, salvo a los europeístas convencidos, ha sorprendido, como hacia tiempo que no ocurría, demostrando que hay compromiso e inteligencia colectiva europea para evitar perdernos en el ostracismo de la historia.  

Next Generation EU, Antonio Palacián

Esto es, lo que representa NEXT GENERATION EU, un paso pequeño en esa dirección y por los valores europeos. También, por supuesto, un instrumento potente para crear empleo y activar la economía, acelerando la doble transición digital y verde. Europa la pretende liderar con el objetivo de descarbonizar y alcanzar la neutralidad climática en 2050. También todo es mejorable o insuficiente como señala Juan Torres

Es muy significativo, que por primera vez la Comisión Europea sea presidida por una mujer, Ursula VON DER LEYEN, una europeísta convencida que dijo: “El plan de Recuperación convierte el enorme desafío al que nos enfrentamos en una oportunidad, no solo mediante su apoyo a la recuperación sino también invirtiendo en nuestro futuro: el PactoVerde Europeo y la Era Digital …. Este es el momento de Europa …” que el próximo Julio tiene el último examen.

Next Generation EU, es un nuevo instrumento de recuperación de Europa, dotado con 750.000 M€, refuerza el presupuesto, elevando la capacidad financiera de la UE a 1,85 billones de euros, es decir un 68% más, para el nuevo período 2021-2027.

Por lo tanto, una cantidad enorme, que hubiese sido inimaginable antes de la pandemia y, además será cualitativamente muy importante, pues multiplicará los efectos de las políticas y programas del periodo citado, cuyas prioridades son las personas para asegurarse que son el núcleo central de la recuperación, la economía verde y la digitalización.

Por otra parte, la CE va a contar con el importante apoyo del BCE. En Febrero aprobaron destinar 120.000 M€ para comprar activos y bonos, en plena crisis sanitario se sumaron 750.000 M€ y el 4 de Junio 600.000 M€ más, lo que hace un total de 1.470.000 M€. Además, sigue vigente la compra de activos por valor de 20.000 millones de euros mensuales iniciada en noviembre de 2019 y la reinversión del principal de los bonos que vayan venciendo.

Por último, también hay que recordar los 540.000 M€ aprobados para préstamos destinados a gastos sanitarios con MEDE (240.000), SURE para asegurar empleos actuales (Ertes) y crear nuevos (100.000) y BEI (200.000) para problemas de liquidez empresarial.

Ahora bien, centrándonos en los fondos de Next Generation EU se invertirán en tres pilares, a través de 500 000 M€ en subvenciones y 250 000 M€ en préstamos para los Estados miembros, siendo Italia y España los países más beneficiados con 170.000 (De estos 80.000 a subvenciones) y 140.000 (70.000 a subvenciones) millones respectivamente


PILAR 1: APOYAR INVERSIONES Y REFORMAS POST COVID

  • Un nuevo Mecanismo Europeo de Recuperación y Resiliencia con un presupuesto de 560 000 millones EUR, distribuido en subvenciones y préstamo
  • Complemento de 55.000 millones a la Iniciativa REACT-UE, para la ayuda a las políticas de cohesión para los Estados miembro
  • Una propuesta para reforzar el Fondo de Transición Justa hasta los 40.000 M€ 
  • Un refuerzo de 15.000 M€ para la transición ecológica en el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER)

PILAR 2: RELANZAR LA ECONOMÍA INCENTIVANDO CON INVERSIÓN PRIVADA

  • Nuevo Instrumento de Apoyo a la Solvencia al que se destinará 31.000 M€ con el objetivo de movilizar a más de 300.000 M€ privados
  • Aumentar la dotación de InvestEU, el programa emblemático de inversión de Europa, en más del doble hasta los 15.300 M€
  • Nuevo Instrumento de Inversiones Estratégicas integrado en InvestEU, para permitir desbloquear hasta 150.000 M€, gracias a una contribución de 15.000 M€ de Next Generation EU y con el objetivo de captar inversiones y mantener la autonomía en tecnologías y cadenas de valor

PILAR 3: APRENDER DE LA CRISIS

  • Un nuevo programa de sanidad, EUHealth dotado con 9.400 M€
  • Un refuerzo de 2.000 M€ para rescEU, el instrumento de Protección Civil de la UE
  • Se reforzará el programa Horizonte Europa con 94.400 M€ para financiar investigación vital relacionada con la salud, la resiliencia y doble transición ecológica y digital
  • Apoyo a nuestros socios mundiales con 16.500 M€ adicionales para la acción en el exterior, incluida la ayuda humanitaria.
  • Otros programas de la UE se reforzarán para dotar al presupuesto de más flexibilidad y capacidad de respuesta
Como decía a finales de Mayo Xavier Vidal - Foch “Europa era la gran potencia comercial. La campeona de ayuda humanitaria y al desarrollo. La patria de los valores democráticos. Ahora empieza a ser una gran potencia económica”

“España Circular 2030” empieza a caminar

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 2 de Junio de 2020 la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC), denominada “España Circular 2030”, que marcará la hoja de ruta circular para esta década y que permitirá reducir la generación de residuos, mejorar la eficiencia en el uso de recursos y disminuir así el impacto medioambiental. También incluye la aprobación del anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos contaminantes.


Con la EEEC se busca superar la economía lineal que repite el esquema: extracción – producción – consumo – desecho, para pasar a impulsar un nuevo modelo de producción y consumo donde el valor de productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, se minimice la generación de residuos y se aprovechen al máximo aquellos que no se hayan podido evitar. La economía circular crea valor no vinculado al consumo de recursos finitos. En una verdadera economía circular, el consumo solo se produce en ciclos biológicos eficaces y el uso sustituye al consumo.

La transición hacia una economía circular supone un cambio sistémico, en el que la investigación y la innovación juegan un papel importante, apoyada en los procesos de transformación digital. Por tanto, el fomento de la I+D+i es un elemento en este proceso de transición, que a su vez contribuirá a la modernización, desarrollo y competitividad empresarial de la industria europea y española.

La EEEC como no podía ser de otra forma va ligada ineludiblemente al Pacto Verde Europeo (#EUGREENDEAL), donde el Nuevo Plan de Acción de la Economía Circular recientemente aprobado, constituye su núcleo principal y la hoja de ruta de la UE hacia la neutralidad climática en 2050. Y quizá lo más importante, la Comisión Europea presidida por primera vez por una mujer, Ursula VON DER LEYEN, va a ligar el cuantitativamente muy importante Plan de Recuperación europeo, al desarrollo del Pacto Verde Europeo y a la Digitalización. Este es el momento de Europa y lo va a protagonizar la economía verde, para convertir el desafío de recuperación económica, pos-covid19, en una gran oportunidad, que Europa pretende liderar a nivel internacional.

Además, la Economía Circular está incluida entre las prioridades de las estrategias regionales para la especialización inteligente (RIS3 por sus siglas en inglés), integrándose como condicionalidad ex ante ligada a los Fondos Estructurales y de Inversión. Sin olvidar que programas como LIFE y COSME la tienen entre sus prioridades. Al respecto, también se debería recordar que nuestra Comunitat es la única o una de las pocas que aún no tiene un Plan de Economía Circular.

Precisamente el próximo 10 de Junio, el Comité de Economía Circular de EVAP (Asociación de Profesionales y Empresarias de Valencia), recientemente creado y coordinado por Mercedes Herranz, se ha bautizado organizando una interesantísima jornada internacional, que no podía ser más oportuna. Aquí y Ahora: la economía circular, al que podéis inscribiros AQUÍ (ver programa en la imagen)

Las medidas concretas a desarrollar por la EEEC se recogerán en planes trimestrales que ayudarán a materializar su ejecución. El primero de ellos se presentará a finales de 2020 y recogerá el periodo 2021-2023. Abordará el reto de los plásticos de un solo uso, mejorará la trazabilidad y el control de los traslados de residuos y, además, también será palanca para la recuperación económica tras la pandemia.

Entre los objetivos de la “España Circular 2030” para la próxima década encontramos los siguientes:

-      Reducir en un 30% el consumo nacional de materiales

-      Disminuir la generación de residuos un 15%

-     Reducir la generación de residuos de alimentos, un 50% a nivel de hogar y consumo minorista y un 20% en las cadenas de suministro y producción

-      Incrementar la reutilización de residuos hasta el 10%

-      Mejorar la eficiencia en el consumo del agua en un 10%

-     Reducir la emisión de gases de efecto invernadero por debajo de los 10 millones de toneladas de CO2 equivalente

También la estrategia fija sectores prioritarios de actuación donde la economía circular es clave para desarrollar una industria española de recuperación: construcción y demolición, agroalimentación, industria, bienes de consumo, turismo y textil y confección

El reto va a ser preparar el mercado de trabajo para la transición a una economía circular, baja en emisiones, donde los trabajadores van a tener que adaptar sus capacidades a las nuevas demandas y, las empresas y administraciones públicas tendrán que crear espacios de colaboración con los grupos de interés, especialmente trabajadores y consumidores, de forma que permita a las empresas y administraciones ser eficientes y no incurrir en cargas excesivas, para no dificultar el crecimiento y la competitividad de las empresas

Por otra parte, se establecen 8 líneas de actuación, 5 relacionadas con el cierre del círculo: producción, consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias y reutilización y depuración del agua, y las 3 restantes transversales: sensibilización y participación, investigación, innovación y competitividad, empleo y formación

Por último, como no podía ser de otra forma, será muy importante la implicación de todos los actores económicos y sociales, especialmente los consumidores y ciudadanos, pues con sus decisiones de compra y su compromiso de separación de residuos, se convierten en fundamentales. Para facilitar este objetivo se creará: la Comisión Interministerial de Economía Circular y el Consejo de Economía Circular con colaboración público – privada.

Pacto Verde Europeo - Nuevo Plan de Economía Circular - Plan de Reconstrucción Europa Post Covid

El nuevo Plan de Acción de la Economía Circular, aprobado un poco antes de  Covid19, es el núcleo del Plan Verde Europeo- #EUGREENDEAL, la hoja de ruta de la UE hacía la neutralidad climática y su desarrollo va a estar, para bien, ligado al Plan de Reconstrucción (actualmente en negociación; 500.000 Millones de €), pues éste pondrá énfasis en financiar actividades para acelerar las transiciones ecológica y digital. La UE pretende activar la economía y crear empleo, al mismo tiempo que cumple con el objetivo de descarbonizar y alcanzar la neutralidad climática en 2050, que Europa pretende liderar.
En mi opinión, dada la potencialidad de la economía verde para crear nueva riqueza y empleo, no se van a cambiar las líneas generales de lo aprobado, que explicaré a continuación, pero si se van a acelerar los procesos, como por otra parte, estamos viviendo en esta crisis sanitaria. De hecho, las prioridades políticas ya estaban establecidas, figurando entre ellas el Pacto Verde Europeo y la construcción de una Europa capaz de aprovechar las tecnologías digitales emergentes. Ahora estas prioridades incluidas en el periodo presupuestario 2021-27 (Fondos de cohesión, FEDER, LIFE y hasta el gasto en los programas sociales, de investigación e innovación), se van a ver reforzadas por el fondo extraordinario para la Reconstrucción de la Europa Post Covid.

El nuevo Plan de Acción para la Economía Circular, anuncia iniciativas para todo el ciclo de vida de los productos, desde el diseño y la fabricación hasta el consumo, reparación, reutilización, reciclaje y recuperación de recursos en la economía. Introduce medidas legislativas y no legislativas y se dirige a áreas en las que la acción aporta un claro valor añadido.

El objetivo final, de acuerdo con el Pacto Verde que quiere convertir a Europa en el primer continente neutral, es reducir la huella de carbono y duplicar la tasa de uso de los materiales que entran en el circuito de la economía circular, al tiempo que se impulsa el crecimiento económico. Esto se realizará apoyándose también en el ecosistema de partes interesadas de la economía circular europea.

Es difícil trasladar en pocas líneas todo lo que contempla el plan, si bien en esta aproximación podemos destacar su enfoque en cuatro aspectos: Producto, Diseño, Consumidor y Neutralidad Climática. Además, desarrollando ocho planes sectoriales específicos: Electrónica y TICTextiles, PlásticosConstrucción y EdificiosEmbalajesBaterías y automóvilesComidas y Residuos.

Producto Sostenible, Diseño circular, Neutralidad Climática
Enfoques en el Plan de Acción de Economía Circular
La política de PRODUCTOS pretende avanzar en acciones para convertir los productos verdes en la norma y plantea tres líneas de desarrollo: acciones sobre diseño de productos, empoderamiento de los consumidores y desarrollar procesos de producción más sostenibles.

Por lo que se refiere al enfoque en DISEÑO, La Comisión Europea lanzará una iniciativa legislativa sobre productos sostenibles, que incluirá la ampliación de la Directiva de Ecodiseño, así mismo creará un espacio europeo de datos para movilizar el potencial de la digitalización de la información del producto, introduciendo, por ejemplo, pasaportes digitales de productos.

Por lo que se refiere a los CONSUMIDORES, se va a trabajar en la reparabilidad, incorporando un "derecho a reparar" en las políticas de productos y consumidores para 2021. El Plan también contempla acciones para dar una información más confiable sobre los productos incluso se propondrán reglas más estrictas para reducir el "green washing" y la obsolescencia programada.

Economía Circular, #EUGREENDEAL, wassing green, from farm to fork, antonio palacián, desde la frontera
Por lo que se refiere a los planes sectoriales, cabe comentar lo siguiente:

Electrónica y TIC
El Plan de Acción propone establecer una "Iniciativa Electrónica Circular" para promover una vida útil más larga del producto a través de la reutilización y reparabilidad, así como la capacidad de actualización de componentes y software para evitar la obsolescencia prematura. El sector será un área prioritaria para implementar el "derecho a reparar"

Textiles
Los textiles ocupan el cuarto lugar en el uso de materias primas primarias y agua, y la quinta para las emisiones de gases de efecto invernadero. La estrategia impulsará el mercado de textiles sostenibles y circulares, incluido el mercado de reutilización. Admitirá nuevos patrones de consumo y modelos de negocio. Para ello La Comisión trabajará con la industria y los actores del mercado para identificar cuellos de botella en la circularidad de los textiles y estimular la innovación del mercado.

Plásticos
El Plan de Acción se basa en la estrategia de Plásticos 2018 y se enfoca en aumentar el contenido de plástico reciclado. Se sugerirán requisitos obligatorios sobre el contenido reciclado en áreas como embalaje, materiales de construcción y vehículos. También se abordarán los desafíos relacionados con los microplásticos: métodos de medición ligados a la digitalización, captura en aguas residuales y uso de plásticos de base biológica

Construcción y edificios
El sector de la construcción consume alrededor del 50% de todo el material extraído y es responsable de más del 35% de la generación total de residuos de la Unión. Se adoptará una estrategia integral para promover la economía circular y se revisará el actual reglamento de productos de construcción

Embalaje
La cantidad de materiales utilizados para el envasado crece continuamente y en 2017 los residuos de envases en Europa alcanzaron los 173 kg por habitante, el nivel más alto de la historia. La Comisión propondrá medidas para garantizar que el aumento de la generación de residuos de envases se revierta con carácter prioritario. Su objetivo es que todos los envases colocados en el mercado de la UE sean reutilizables o reciclables de una manera económicamente viable para 2030.

Baterías y vehículos
La Comisión propondrá un nuevo marco regulador para las baterías. Incluirá medidas para mejorar las tasas de recogida y reciclaje y garantizar la recuperación de materiales valiosos, los requisitos de sostenibilidad para las baterías, el nivel de contenido reciclado en baterías nuevas y el suministro de información a los consumidores. También se propondrá la revisión de las normas sobre vehículos al final de su vida útil para mejorar la eficiencia del reciclaje, así como las normas para abordar el tratamiento sostenible de los aceites usados.

Comida
Se estima que el 20% del total de alimentos producidos se pierde o desperdicia en la UE. La Comisión propondrá un objetivo sobre la reducción del desperdicio de alimentos como parte de la Estrategia de la granja a la mesa (From Farm to Fork). Se abordará toda la cadena de valor alimentaria para garantizar la sostenibilidad del sector. Se iniciará un trabajo para legislar y poder reemplazar los envases de alimentos, vajillas y cubiertos de un solo uso por productos reutilizables en los servicios de alimentos.

Residuos
Prevenir y gestionar los residuos es clave para transformarlos en recursos de alta calidad. La Comisión continuará modernizando las leyes de residuos y considerará cómo ayudar a los ciudadanos a clasificar los residuos con un modelo armonizado de toda la UE. También presentará objetivos de reducción de residuos para flujos más complejos y se revisarán las normas sobre envíos de residuos que facilitan el reciclaje o la reutilización dentro de la UE. Esto también tendrá como objetivo restringir las exportaciones que causan impactos negativos en el medio ambiente y la salud en los países de destino.

Una visión de mujeres: Democratizing Work

Nuevamente las mujeres toman una iniciativa excelente. En esta ocasión para decir que ha llegado la hora, en la sociedad Post Covid19, de trabajar por democratizar las empresas, desmercantilizar el trabajo y respetar el medio ambiente. #DemocratizingWork es el resultado de un esfuerzo colectivo lanzado en Mayo de 2020 por las tres investigadoras y académicas europeas (y otras)[1] que aparecen en la imagen. Están teniendo amplio eco en la prensa, así como también entre los académicos y profesionales de todo el mundo (Ver Lista J.K. Galbrait, Piketty, B. Sachs, D. Rodrik,…).Todos comparten el interés por desarrollar formas de trabajo y organización democráticas y sostenibles que difieren del modelo de maximización del valor para los accionistas y los equipos directivos.

A continuación comento las principales ideas del MANIFIESTO, que puede encontrarse íntegramente y firmarse AQUÍ.

Isabelle Ferreras, Julie Battilana, Dominique Méda, DemocratizingWork, Desdelafrontera, democracia económica
Isabelle Ferreras, Julie Battilana, Dominique Méda
Las personas que trabajan son mucho más que “recursos humanos”. Esta es una de las lecciones centrales de la crisis sanitaria que estamos viviendo. Los trabajadores (sanitarios, transportistas, almacenistas, agricultores, limpiadores, reponedores de alimentos, etc.) que están mantenido la vida en la pandemia del Covid19 son una prueba de que el trabajo no puede reducirse a un simple producto, que debe en su esencia desmercantilizarse para garantizar una mínima dignidad y operatividad, así como avanzar hacia un mayor compromiso de los trabajadores con la empresas para crear un empleo útil y respetuoso con el medioambiente.

Hay muchas razones para democratizar los centros de trabajo, si bien la más importante, que esta dejando clara la pandemia, es que los trabajadores actuando con autonomía y confianza, son la clave del éxito que están teniendo sus empresas. La gestión de las empresas y organizaciones se debe repensar, dando la vuelta la organigrama. Todas las mañanas, hombres y mujeres, haciendo especial mención a los miembros de comunidades racializadas, migrantes y trabajadores de la economía informal, se levantan para servir a aquellos de nosotros que pueden permanecer en cuarentena.

Antonio Palacian, Desdelafrontera, confianza,
Para aquellos que defienden una gestión basada en el control y no en el desarrollo, la crisis les esta proporcionando un aprendizaje acelerado, pues el teletrabajo se ha multiplicado sin necesidad de supervisión y, por lo tanto, aumentando la productividad. Esto demuestra que los trabajadores no son uno más entre los stakeholders de la empresa, son la parte esencial.

Sin embargo, están excluidos en su mayoría de participar en la gestión de sus centros de trabajo, lo cual no favorece el equilibrio de las partes, genera desigualdades, falta de cohesión social y, por lo tanto, perjudica la productividad y competitividad de la empresa. Es una organización no inclusiva que la Covid19 está demostrando que tiene que evolucionar y avanzar con los tiempos. 

Debe abandonar definitivamente las prácticas empresariales de "cortísimo" plazo o mejor dicho especulativas, donde lo prioritario es obtener el máximo beneficio para los accionistas y directivos a costa de las personas y de la sociedad. Es el momento de apostar por una nueva empresa más eficiente, democrática y colaborativa. Es el momento de repensar la forma de participar del trabajador en la empresa, que existe en Europa desde la II Guerra Mundial, pero que ya no funciona. Es el momento, en definitiva, de caminar hacia la creación de ambientes de confianza y participación en la gestión empresarial (CEO, Estrategias principales, Beneficios, etc.).

Modelo Social Europeo, Europa, #EUgreendeal, Desdelafrontera
Europa es su Modelo Social Europeo
Por otra parte, el manifiesto también pide que el mercado no decida por si solo aquellas elecciones que afectan profundamente a nuestras comunidades (Por ejemplo: cuidado de ancianos, enfermos, suministros, etc.). Ciertas necesidades estratégicas y colectivas simplemente deben pensarse desde la perspectiva del servicio público, también repensado desde un modelo participativo. La rentabilidad es un criterio intolerable y nada práctico cuando se trata de nuestra salud y nuestra vida en este planeta.

En estos momentos, que en todo el mundo se dispara el desempleo, los programas de garantía de empleo pueden desempeñar un papel crucial para preservar la estabilidad social, económica y ambiental de nuestras sociedades democráticas. La Unión Europea debe incluir dicho propósito en su #EUGreenDeal, donde el liderazgo femenino se está manifestando con éxito.

Por lo que se refiere al compromiso medioambiental, no deberíamos reaccionar ahora con la misma inocencia que en 2008, cuando respondimos a la crisis económica con un rescate incondicional que aumentó la deuda pública sin exigir nada a cambio. Si nuestros gobiernos intervienen para salvar a las empresas en la crisis actual, entonces las empresas también deben comprometerse en avanzar por una gestión más inclusiva, participativa y respetuosa con el medio ambiente.

No nos engañemos más: dejados a su suerte, la mayoría de los inversores de capital no se preocuparán por la dignidad de los trabajadores; ni liderarán la lucha contra la catástrofe ambiental. Otra opción está disponible: democratizar las empresas, desmaterializar el trabajo y trabajar juntos en mantener la vida en este planeta.



[1] Isabelle Ferreras (FNRS–University of Louvain–Harvard LWP), Dominique Méda (Paris Dauphine–PSL–IRISSO), Julie Battilana (Harvard University), Julia Cagé (Sciences Po–Paris), Lisa Herzog (University of Groningen), Pavlina Tcherneva (Bard College–Levy Institute), Hélène Landemore (Yale University) y Sara Lafuente Hernandez (University of Brussels–ETUI)

PACTOS si o si: no hay alternativa a la necesidad de crear espacios de confianza y colaboración

Acelerado por la digitalización, el próximo 14 de mayo a las 10,30 horas vamos a celebrar la segunda parte de la Videoconferencia/Webinar centrado en el desarrollo del “Modelo Vasco de Transformación Empresarial”, un referente en gestión participativa, por lo tanto, en innovación avanzada. La primera reunión, coordinada e inspirada desde Valencia, cumplió las expectativas de asistencia. Estuvieron presentes las Directoras Generales de Industria y Economía Social de la Generalitat Valenciana, el secretario general de CCOO y su equipo y en esta segunda se incorporará el secretario general de UGT y posiblemente la vicepresidenta de la CEV. También estuvieron presentes un nutrido grupo de personas de la Plataforma por la Democracia Económica y diferentes profesionales de Cataluña, Euskadi, Madrid y Valencia. El facilitador del debate, Alfonso Vázquez, conectaba desde Hondarribia y lo volverá a hacer.

Webinar de 6 de Mayo
No sé qué es primero si el Pacto “Micro” en el entorno empresarial, que es la esencia del Webinar, o el Pacto “Macro” que se plantea a nivel político y social, ambos muy necesarios. Aunque hay movimientos, los dos están lejos de la agenda presente de los líderes políticos que, a pesar de empezar a comprender la gravedad económica y empresarial del momento Post Covid19, aún están "noqueados" y no saben cómo tejerlo. Inevitablemente, el proceso se acelerará y sólo se podrá afrontar creando espacios de encuentro y colaboración en los ecosistemas empresariales y sociales.

Es más, incluso eso no será suficiente sin alcanzar un Pacto en Europa que nos permita gestionar el grave endeudamiento y liberar recursos para destinarlos al desarrollo del pacto microeconómico.  Necesitamos ser más eficientes gestionando las empresas públicas y privadas, así como las Administraciones. En paralelo, nos tendremos que preparar para captar fondos de Europa que, ¡ojalá! vayan destinados a invertir en el desarrollo del Pacto Verde Europeo #EUGREENDEAL, sobre el cual tenemos que edificar un nuevo modelo a nivel macroeconómico.

Estamos. pues, en un entorno económico que requiere agilidad y cooperación para enfrentarse a lo que ahora se ha puesto de moda denominar entorno VUCA caracterizado, además con razón, por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad, agravado por el Covid19. Hacer frente a este entorno tan exigente sólo se puede hacer compartiendo y generando confianza, pues de repente todos los recursos y conocimientos son necesarios e incluso no son suficientes, como está demostrando esta crisis sanitaria.

Bueno, la videoconferencia nos va a situar en este contexto, centrando la exposición y debate en el ecosistema empresarial o entorno microeconómico donde empezó a fraguarse el Modelo Vasco. La Empresa la tenemos que repensar y convertir en algo más que un instrumento al servicio de los accionistas y su beneficio, como bien nos recuerda por ejemplo el Presidente de Danone y otros muchos. Ya era evidente antes de esta crisis, pero es ineludible ahora para afrontar la complejidad de esta nueva realidad, donde crear espacios de confianza para compartir recursos y equilibrar intereses será imprescindible.

Es necesario caminar hacia una empresa más inclusiva, más participativa y equilibrada para generar ambientes de confianza donde gestionar los intereses de todos sus stakeholders. Además, es más importante que nunca que la Dirección ejerza un liderazgo integrador donde la creación de valor esté ligada al nuevo consumidor, cada vez más exigente con la sostenibilidad ambiental

De la mano de Alfonso Vázquez, que vivió en primera persona la creación del Modelo Vasco de Transformación Empresarial, iremos desgranando cómo surgió y empezó a desarrollarse, siendo un referente en participación e inclusión, como venimos comentando. 

El modelo se fue construyendo en paralelo a la fuerte crisis industrial de mediados de los ochenta del siglo pasado y definitivamente cogió impulso desde el Gobierno Vasco con gente procedente del Grupo Cooperativo Mondragón.

El que tiene un modelo tiene un tesoro pues comparte una cultura empresarial que, en momentos tan complejos como el que estamos viviendo, es una fortaleza que tenemos que construir para encarar el gran reto del entorno Post Covid19.

No cabe duda que conocer esa experiencia participativa, que muchos reconocemos exitosa según los indicadores de industrialización, empleo y renta del País Vasco, será de gran ayuda a la Comunidad Valenciana pues, de forma diferente, también nos vamos a encontrar con una crisis empresarial e industrial de grandes proporciones que va a requerir crear espacios basados en una cultura empresarial colaborativa que ha demostrado su eficacia.

Economía circular y liderazgo femenino en el contexto europeo del post-Covid19

El LIDERAZGO FEMENINO se está manifestando con éxito para gestionar el Covid19, anunciando también que está preparado para liderar el cambio de época, que se anunciaba, y que esta crisis sanitaria acelera a todos los niveles, sin lugar a dudas.
Presentación del Pacto Verde Europeo
Este liderazgo más sinérgico, va unido a una forma de ser mujer, más empática para crear espacios de colaboración donde compartir conocimientos y recursos. También más realista para luchar por el legado de nuestros hijos, que ineludiblemente pasa por impulsar un crecimiento sostenible que no nos lleve al pasado y, por lo tanto, ligado, en mi opinión, a la ECONOMÍA CIRCULAR.

En este tránsito desde la Economía Lineal a la Economía Circular, voy a destacar dos hechos que se han producido en Valencia, durante este tiempo de confinamiento y protagonizado por la Asociación de Profesionales y Empresarias de Valencia - EVAP/BPW Valencia, que nace en 2002 con la finalidad de hacer visible a la mujer dentro del mundo empresarial, participar en los ámbitos de decisión, defender sus derechos y mostrar a la sociedad las desigualdades de genero.

Asociación de Profesionales y Empresarias de Valencia, Evap, Mercedes Herranz, Economía Circular

El primer hecho, dentro de la organización, se constituyó el 4 de Marzo de 2020, es decir antes de que se declarase el estado de alarma, el Comité de Economía Circular con el reto de “Contribuir a que la mujer, en su papel de profesional y directiva de las empresas y organizaciones de la Comunidad Valenciana, pueda ejercer un liderazgo inspirador con voz propia en la Economía Circular que, es la base del cambio de modelo económico que nos va a llevar a un cambio de época”. Posiblemente este objetivo, que parecía lejano, era una premonición cercana, como vamos a ver en la realidad post-Covid19.

El segundo hecho, el citado Comité, integrado por un grupo inicial de seis mujeres, técnicas y directivas en diferentes sectores (plástico, diseño, políticas y programas europeos, internacionalización de empresas, agricultura e ingenierías), ha empezado a andar para alcanzar unos objetivos concretos, que, sin ser exhaustivos, son los siguientes.
  • Contribuir a desarrollar la Agenda de la Economía Circular de la Comunitat Valenciana, pues es una de las pocas comunidades o la única donde no existe un Plan de Acción de Economía Circular
  • Dar a conocer entre nuestras asociadas la Estrategia de Economía Circular de la Unión Europea.
  • Analizar y explorar las oportunidades económicas y los nuevos Modelos de Negocio que van a surgir en torno a la Economía Circular, así como su capacidad para crear empleo de forma transversal, especialmente para los jóvenes que son los que están formándose para nuevos perfiles profesionales.
  • Comunicar a la sociedad valenciana esta estrategia y su potencial de crecimiento sostenible (ambiental, social y económico) a través del entorno empresarial de nuestras asociadas
La buena noticia, es que a pesar del confinamiento o gracias a él, la participación tanto en el Comité como en la primera actividad realizada, es elevada, habiendo suscitado un gran interés entre las asociadas. En efecto, se celebró el pasado 9 de Abril, dentro de los #ViernesFormativosEVAP, evidentemente“on line”, el primer taller para sensibilizar sobre las claves de la economía circular con los resultados que se pueden ver aquí.

Todo el mundo coincide, como comentábamos, que el Covid19 va a producir una aceleración de los tiempos y procesos de cambio y, aunque aún no está del todo claro, también es muy probable que se produzca una gran impulso del Pacto Verde Europeo (European Green Deal). Se considera que tiene un “enorme potencial para reconstruir” la economía europea post-covid19 y, en torno a esta idea, se está creando una gran alianza europea. Muchos países, parlamentarios, agentes sociales y sociedad civil, ven en ello la salida del túnel en que nos ha sumido la actual crisis sanitaria, al mismo tiempo que puede ser una gran oportunidad para afrontar la crisis climática.

Aunque evidentemente deberemos volver sobre ello, si podemos avanzar, que tal como está ahora, el Pacto Verde Europeo #EUGREENDEAL tiene siete ámbitos principales de actuación: Energía Limpia, Una Industria Sostenible, Construir y Renovar, Movilidad Sostenible, Biodiversidad, De la Granja a la Mesa y Eliminar la Contaminación. El vídeo siguiente, muy atractivo, es el que sirvió para su presentación en Diciembre de 2019



En definitiva, tal como comentaba la coordinadora del Comité de Economía Circular de Evap, Mercedes Herranz, en ECONOMÍA CIRCULAR: la eficiencia requerida en una sociedad de recursos limitados, en esta realidad protagonizada por el Covid19 “surge con fuerza la Economía Circular, una tendencia imparable que va más allá de la sostenibilidad, pues no se trata de volver al “Pleistoceno”, ni nosotras ni nuestros hijos, sino de vivir y crecer de forma diferente”, como nos está dejando claro la pandemia.