País Vasco: “un éxito sin parangón” ¿Qué hay detrás?

El éxito industrial del País Vasco tiene que ver con el impulso decidido de la INNOVACIÓN tanto tecnológica (productos y procesos) como, sobre todo, la innovación no tecnológica, aquella que tiene que ver con la cultura organizativa y comercial. El Modelo Vasco, ha avanzado por el camino de la gestión participativa (propiedad, gestión, beneficios) como forma de crear climas de confianza entre los principales actores de la empresa. Y quien tiene un modelo, ya se sabe, tiene un tesoro.


Los resultados son evidentes, actualmente tiene la mayor renta per capita de España, la menor tasa de desempleo y una de las productividades más elevadas. Además, se posiciona en una senda estratégica adecuada, para ser más competitiva en la sociedad de los conocimientos, donde es fundamental crear climas de confianza entre los actores de la empresa.

Recientemente Vicente Lafuente, un líder claro, presidente de Femeval, una de las asociaciones empresariales más importantes por realidad y tradición de la Comunidad Valenciana, ha destacado que es el momento de activar una alianza similar a la del País Vasco, “un modelo industrial de éxito sin parangón que podemos imitar y hacia el que tenemos que evolucionar, para evitar convertirnos en una economía de poco valor añadido” y alejarse de las regiones europeas más avanzadas, como señalaba Jordi Palafox.

También la Federación de Industria de CCOO en su último informe destaca con cifras la importancia que tiene el sector para la economía española y considera la Industria 4.0 como el reto más importante del sector a corto y medio plazo. Me gustaría ver a las organizaciones sindicales planteándose su participación en los ecosistemas industriales emergentes, pues creo que tienen un importante papel que jugar.


Más de una vez he hecho referencia al Modelo Vasco de Gestión Empresarial y ahora tengo que recordar una publicación colectiva, editada por la Agencia Vasca de Innovación bajo el título “Dinámicas de Gestión basadas en las Personas” una publicación colectiva, con empresas e innovadores en gestión, donde se analizan los cambios organizativos basados en las capacidades creativas y relacionales de las personas, como factor de éxito industrial en el País Vasco.

Cómo decía Vicente Lafuente, en la Comunidad Valenciana ya tenemos trazada la hoja de ruta: Plan Estratégico de la Industria Valenciana, el Plan de Seguridad Industrial, los Planes Sectoriales, la Agenda Industria 4.0 y la Estrategia RIS3CV. Ahora, se trata de actuar poniéndose manos a la obra pero, como el mismo dice, mirando de reojo e incluso imitando el "éxito sin parangón vasco". 

Quizá la transformación digital podría ser utilizada como una palanca de apoyo para transitar en esa dirección que verbalizaron los Consellers Vicent Soler y Rafael Climent cuando iniciaron, a principios de año, el proceso de reflexión sobre las transformación del #ModelEconómic valencià

En definitiva, innovan las personas no las organizaciones ni los sistemas aunque estos pueden facilitar o impedir su desarrollo. Se trata ahora de empezar a desarrollar nuestro propio Modelo para cambiar la forma de organizar y gestionar la empresa y recuperar en nuestras organizaciones la capacidad de conocimiento y creatividad de las personas, aprovechando como palanca la transformación digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario