La oportunidad hay que buscarla y aprovecharla: también las alianzas empresariales

El pasado Martes día 24 tuve la oportunidad de asistir a una jornada, organizada por la Cámara de Comercio de Valencia, sobre las alianzas empresariales como instrumento de crecimiento de la Pyme. Para mí lo más interesante de la tarde, fue escuchar a Lidón Avinent contándonos su experiencia empresarial al frente primero de la empresa Recerca Agrícola y luego de SynTech Research Spain.

Es un ejemplo de oportunidades bien aprovechadas. La primera oportunidad se produjo cuando en 1994, cuatro trabajadores bien formados, se dan cuenta que las empresas fabricantes de productos fitosanitarios están externalizando los servicios de investigación y laboratorio. Fue su gran oportunidad que han ido explotando hasta principios de esta década, cuando empiezan a tener más competencia por el propio proceso imitador y cambios en los mercados.

En efecto, a ese incremento de la competencia se une la influencia de la globalización de mercados, lo cual afecta a Recerca Agrícola, hasta el punto de que empieza a perder algún trabajador preparado. En paralelo los clientes, ya internacionales, demandan una gestión global con un mismo interlocutor.

Dijo Lidón Avinent que en esas estaban, cuando de repente, una mañana recibe una comunicación de una empresa americana (SynTech Research) interesada en saber que hacían y si les interesaría unir esfuerzos.

Es la segunda oportunidad que en estos momentos están explotando, después de haber pasado el primer año 2004 de “noviazgo” y los cuatro siguientes profundizando y mimando la alianza estratégica.

Un esfuerzo grande pero que merece la pena, pues también les permitió aprender a compartir y desarrollar intereses comunes, así como alimentar la CONFIANZA para hacer funcional la relación. A pesar de ello siempre existen algunas dudas que sólo es posible minimizar tratando de hacer visibles los intereses comunes a corto plazo y cultivando la confianza.

Sin duda, el objetivo perseguido, COLABORAR para COMPETIR, ha sido conseguido. La empresa americana ha proporcionado más desarrollo de Marketing, acceso a clientes internacionales y algo de capital para crecer y la valenciana ha puesto un equipo cohesionado y bien formado al servicio de la estrategia de crecimiento y ello con poco esfuerzo inversor por ambas partes. Sin duda, la clave de la mejora competitiva, sumar para multiplicar, gracias a la obtención de grandes SINERGIAS y a lo que Cordón y Vollmann denominan el poder del dos, un proceso para convertir las tradicionales relaciones clientes-proveedores en colaboraciones más fructíferas.

Así de sencillo, pero con un gran trabajo de adaptación cultural por ambas partes, también mucha transparencia, dejar de mirarse al ombligo, perder identidad individual en favor de un proyecto colectivo y saber que la toma de decisiones son compartidas y más lentas.

Finalmente, la ponente acabo diciendo que las dificultades son la vida (no existen dificultades en el cementerio diría yo) y me gusto que al final dijera un par de cosas más: primero que el proceso es altamente positivo desde el punto de vista del APRENDIZAJE y que hay que vencer el MIEDO AL CAMBIO pues un proceso de este tipo requiere cambios en profundidad a todos los niveles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario