El mensaje errático de Luis Bassat en el Aprendiz de la Sexta

El pasado Lunes día 5 la Sexta emitió el segundo capítulo del Aprendiz, un programa, con formatos semejantes a los clásicos “Gran Hermano”, pero Elaprendiz-luisbassat-trabajoenequipotrasladado al mundo de la gestión empresarial.

El objetivo es seleccionar un aprendiz/junior, que será el último que no sea eliminado de 15 participantes entre hombres y mujeres. Su premio consistirá en poder trabajar con el famoso publicista Luis Bassat, que al mismo tiempo participa activamente y toma la decisión final, entre tres participantes “nominados”, de señalar aquel que debe abandonar el programa.

No pude ver el primer programa, pero si soy seguidor de ncuentra donde su último post de 30 de Septiembre comenta ampliamente su primera emisión.

Me imagino que los peajes de la Televisión son insalvables, pero confieso que no me gustó nada el programa, tanto su contenido como sobre todo su mensaje. Lo más grave es que el mensaje es lanzado por uno de los Profesionales españoles más reconocidos en publicidad y por lo tanto, con gran capacidad de impactar.

En efecto, Luis Bassat en su programa lanza un mensaje global demoledor: el primer día “decide despedir –eso sí, valorando su honradez por admitir el error-“ a un participante y el segundo día de la misma forma decide despedir a un participante, en este caso valorando su “actitud ética encomiable” y en contraposición a un participante con un clásico liderazgo autoritario, agresivo, prepotente e incapaz de generar ambientes de trabajo colaborativo.

luisbassat-sexta-aprendiz-crisisfinancieraCreo que la imagen inicial de presentación del programa nos retrotrae a una época que fue “antes de ayer” con cierto sabor a “yuppis”, lo cual anticipa lo que va a venir. Es decir, refuerzo del esteriotipo del gestor agresivo con formas de gestión ancladas en el modelo de los últimos quince años, cuyo efecto más pernicioso es la grave crisis financiera y económica que padecemos y que sólo ha hecho que empezar.

Por el contrario, aquéllos que ejercen un liderazgo más rompedor con el pasado reciente, y apoyado en valores de honradez, transparencia y ética para evitar que el fin justifique los medios y por lo tanto, podamos impulsar un modelo de gestión sostenible, son despedidos.
Espero que este errático comienzo pueda subsanarse en próximos capítulos, pues el mismo Luis Bassat advirtió al participante más representativo de ese modelo de gestión, que si no cambiaba su actitud no llegaría muy lejos en su programa.

En definitiva, destacar que cuando muchos profesionales de la gestión nos esforzamos por aprovechar la llegada de la Web Social para volver a la carga y tratar de aprovechar su potencialidad para cambiar los modelos de gestión, este programa es un mal acompañante.

Por último, por lo que se refiere al contenido se apoya en una gestión más centrada en las ventajas comparativas (calidad, costes, servicios) que en las ventajas competitivas (innovación, aprendizaje y cooperación) más propias de la era del saber y de los conocimientos y por lo tanto del presente y futuro, donde verdaderamente lo importante son las personas capaces de trabajar en equipo.

9 comentarios:

  1. Hola Antonio:

    Interesante la reflexión que haces.
    Yo también vi el programa y considero que el final fue muy desagradable y, de alguna forma, anula las pequeñas esperanzas que, en un programa de televisión, se pudiera mostrar cómo se aprende y compite de forma sana.
    Alguien que tiene un comportamiento tan déspota ante un grupo de "personas" no debería ser considerado candidato a nada. Es más, siendo tan joven, debería haber sufrido públicamente el bochorno de considerar que sus actitudes solo pueden llevar al aislamiento.
    Y, por otra parte y cosa que no se hizo, premiar valores de respeto y ganas de compartir con un equipo; ganando quien mejor aprenda sobre ello.
    Desgraciadamente, el programa es un fiel reflejo de las organizaciones empresariales actuales. Y ello hace pensar que pocos cambios positivos y sostenibles pueden haber. Solo hay que comprobar que quienes han llevado a las organizaciones (privadas y públicas) a la situación actual son los mismos que pretenden sacarnos de ella. No se está planteando un cambio profundo de la estructura social para evitar situaciones similares.
    Este programa televisivo y otros muchos siguen lanzando mensajes agresivos a nuestros jóvenes. Y los resultados se están mostrando en distintos fenómenos sociales recientes protagonizados por ellos. ¿Quiénes son los responsables? ¿Qué parte de culpa tienes tú o yo?

    Valentín

    ResponderEliminar
  2. Hola

    he encontrado tú (si puedo tutearte) blog, y aquí me quedo, si me dejas.
    Por una parte, el amilanado, el poca cosa, en un mundo despiadado sobra. Entonces en un clima de alta competitividad, los valores son obviados, se necesita un depredador, depredadora.

    No digo que lo expuesto en la entrada sea erróneo, estoy de acuerdo y lo comparto. Pero hablo de mi experiencia en almacenes, fábricas, y se el tipo de persona que busca un empresario, o al menos creo saberlo, lo he sentido en mis carnes. Su látigo, el desprecio, y la sin razón de sus actos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Coincido plenamente, ví el primer programa y cierto es que la competitividad entre líderes era encarnizada, no tanto a la hora de trabajar, si no a la hora de reprocharse los errores y sacar el cuello fuera del agua.

    Me pareció una mala imagen de lo que es la gestión, pero coincidí en ese momento con el despido del aspirante, ya que se expulsó él mismo indicando que tenía toda la culpa y que quería abandonar.

    Si bien es loable su honestidad al admitir la culpa, no lo es al abandonar, nadie quiere un colaborador que abandone a la primera de cambio. Creo que la actitud correcta del aspirante hubiera sido ser honesto y además luchar por su puesto.

    La posición de Luis Bassat en el programa se me antoja un poco atada de manos, me imagino que por el propio formato del programa estará en una posición de "todo o nada", sin segundas oportunidades.

    El principal inconveniente de eso, como bien señalas, es que el impacto que se puede generar sobre la dirección, es una dirrección errática y fagocitadora como ejemplo a seguir entre los jóvenes directivos españoles, más propia de otros tiempos.

    No pude ver el segundo programa, así que no puedo opinar sobre el despido, sólo esperemos que el tiempo ponga a todos en su sitio y ganen los que realicen un management honesto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No estoy de acuerdo con ustedes ,a pesar que me cae mal Benjamin Y se merece un buen estiron de orejas por no decir algo peor creo que el mundo comercial es asi o peor por la experiencia que tengo de varios años ,si echan a Benjamin el programa no seria real y mostrarian al mundo un ambiente comercial que no existe en la realidad .
    Nos presentaron el programa como ejecutivos agresivos dispuestos a cualquier cosa ,por que no quejamos entonces cuando nos demuestran que es asi?

    ResponderEliminar
  5. Posiblemente nos quejamos de que no haya un mensaje, aunque sea alguno por el cambio de actitud, pues tanto Valentin, como Jose Jaime como yo mismo somos conscientes que en la realidad actual existen muchos Benjamines. Sin embargo, digo que ese es un modelo de gestión que debemos cambiar para hacer nuestro crecimiento más sostenible, pues la crisis actual esta directamente relacionada con un ejercicio de la Dirección corto placista, especulativa y excesivamente depredadora.

    Por otra parte, puede ser que confunda los deseos con la realidad y Luis Bassat esta en lo cierto para esperar que el presente y futuro no sea muy diferente a lo pasado, con lo cual de la actual crisis no habremos aprendido nada. Es decepcionante

    ResponderEliminar
  6. Sinceramente, creo que ese hombre no está ahí enseñando las tablas de Moisés. Está haciendo un programa, y como tal, me resulta MUY enriquecedor para mi actual posición de joven emprendedor aquí donde vivo, en Sevilla. Tanta negatividad parece querer motivar a dar de lado al programa y con ello una GRAN oportunidad de identificarnos al menos con el fin que en cada programa les dan a los candidatos, y aprobechar para analizar situaciones... lo veo enriquecedor por todos lados. El que quiera aprender malos habitos, tiene malos ejemplos por todos lados, no va a ser culpa ahora de este hombre si la gente tiene odio. En mi opinión cada despido ha sido correcto pero ese es cantar para más garganta. Un saludito y a comentarrrrrr

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos,

    La verdad es que cuando veía las promociones del programa estaba convencido de que sería un insustancial reality más. Sin embargo el programa me ha sorprendido muy gratamente. Discrepo pues con las críticas vertidas en este foro contra el programa.

    En primer lugar parece que algunos olvidan que estamos precisamente ante un programa de televisión de carácter generalista y no ante un curso de management y habilidades directivas. El formato tiene sus exigencias y las pruebas a las que están siendo sometidos los concursantes no tienen otra finalidad que permitir observar cómo actúan e interactúan cada uno de los miembros de los equipos y, obviamente, determinar el equipo perdedor.

    Se ha criticado en este foro a Benjamín por representar el estilo autoritario y "trepa" de otro tiempo y Bassat le reprimió de forma ejemplar tras el segundo programa. Finalmente Benjamín abandonó en el tercero al ser consciente de que ya estaba sentenciado. ¿acaso alguien de este foro querría tener a Benjamín de compañero en el trabajo? Nadie por muchas razones. Eso es precisamente lo que me resulta interesante del programa: Podemos distinguir tantos estilos de liderazgo como consursantes, comprobar cómo actuan en función de si ostentan la condición formal de lider...

    No todos son Benjamín, afortunadamente. Bassat representa un papel y lo hace de forma comedida, sin aspavientos y efectuando comentarios precisos. Muchos hubieran perdonado el error del primer concursante y hubieran despedido cualuqier otro por prepotente o no saber trabajar en equipo. Pero ¿hubiera sido justo despedir a otro por apreciaciones como éstas extraídas en tan sólo un programa? Algunos dirán que sí y otros que no. Y es precisamente en esto en lo que debemos fijarnos y debatir.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  8. Benjamin sufre una mal. Un mal terrible que lleva a la soledad y la incomprensión.
    Benjamín sufre de muy altas capacidades intelectuales. Quien también lo parezca lo entenderá, los demás muy dificilmente.

    ResponderEliminar
  9. Benjamin es un personaje que no supo estar a la altura de lo que se le pedia. Se requiere en este tipo de trabajo saber trabajar en equipo, y por muy bueno que se crea que es (que para mi hay muchas personas mas validas en ese programa) fue el peor de los candidatos en ese aspecto. Y ese defecto hace que todo un grupo trabaje muy por debajo de su potencial rendimiento que es de lo que en definitiva se trata. Le iria bien en una pequeña empresa en la que fuera jefe y pudiera ser todo lo autocratico que quiera.
    Por otra parte, me parece que el programa tiene muchas virtudes aunque tambien un lastre como es el tener que generar polemica. Estoy seguro de que Benjamin habria pasado muchas rondas antes de caer despedido, ya que es lo que vende share desgraciadamente. No olvidemos que esto es primero un programa de television en el que, ojala me equivoque, no solo decide los despidos el señor Bassat, y funciona si no queda mas remedio como la boloñesa del "Aqui hay tomate".

    Saludos

    ResponderEliminar