Aprendiendo de “El Aprendiz” de Luis Bassat: Dirigir y gestionar no es Liderar y crear

Hay dos formas de plantearse la Dirección o la forma de influir en las personas del equipo para conseguir un determinado comportamiento individual y organizativo y colectivo. Una es plantearse influir de forma directa, es decir liderando y la otra es hacerlo de forma indirecta, es decir gerenciando.

NLuis-Bassat,Liderazgo-Gerenciao es lo mismo Dirigir gerenciando que significa definir y desarrollar la estructura, la estrategia, los procesos y valores que definen la cultura empresarial, que Dirigir liderando que significa persuadir, emocionar, motivar, empatizar y en definitiva inspirar una visión de reto.

El DILEMA es decidir que hacemos: Gestionamos o Lideramos.

Me gustó el último capítulo del Aprendiz, pues dejó claro que la creatividad va unida al liderazgo y no a la Gestión, aunque ésta pueda apoyarse en grandes capacidades y competencias, como por ejemplo las que tenía Isabel, la líder del equipo Crash que fue despedida, precisamente por su falta de liderazgo.

Si de ahí sacamos alguna conclusión para la realidad empresarial actual, es precisamente, que dicho dilema se debe
resolver abrumadoramente por el Liderazgo. ¿Qué sentido tiene que cuando lo que se necesita es buscar nuevas fronteras, cambiar y no gestionar el actual Modelo de Gestión, se apueste por Gerentes y no por Líderes? Sin duda, ningún sentido. Liderar es apostar por cambiar lo existente.

Por ello, volviendo al programa, otra clara lección es que el equipo evaluador dirigido por Luis Bassat constató que ninguno de los dos grupos se merecía ganar, pues no habían conseguido la aprobación ni del Cliente ni de la Agencia. Seguramente tenía mucho que ver con la forma de ejercer la Dirección por parte de los dos equipos. De hecho, ganó aquel grupo, al frente del cual estaba situado un líder menos malo.
En efecto, Isabel, siendo una “máquina”, con juventud, excelente formación y conocimientos, incluyendo el dominio de cuatro idiomas, no pudo evitar el fracaso empresarial de su proyecto.

Primero, por su falta de empatía y carencias emocionales que le impidieron aprovechar las capacidades de su equipo, al mismo tiempo que se demostraba que la inteligencia colectiva es superior a la individual, aunque ésta sea excelente.
Trabajo-Equipo, Actitud 2.0, Web-social
En segundo lugar, porque esa falta de inteligencia emocional, clave para liderar, también es clave para crear e innovar. Entonces,
sin conseguir ser aceptada por el equipo (Natalia, Juancho, Mario…) y no teniendo las cualidades para ser creativa e innovadora, el resultado no podía ser otro que el fracaso. Además, sus manifestaciones finales, corroboran esa carencia fundamental. Ella finalizó reafirmando su buen hacer y capacidades, pues su educación se apoya más en valores tradicionales (que son los que actualmente más valora la sociedad) que en actitudes y valores 2.0, más colaborativos.

Se demostró que las personas, siguen siendo abrumadoramente más creativas que las máquinas, el individuo es inferior al equipo y que como dice
Koldo Saratxaga “no hay que caer en la idea de formar a los jóvenes para el trabajo sino para ser personas”. Isabel siendo una excelente “maquina de conocimientos” para gerenciar no posee las capacidades propias del líder para crear y afrontar los desafíos que impone un entorno empresarial, donde ella, la Web Social o Web 2.0 va a marcar la frontera de un antes y un después de la gestión empresarial.

Por último, me gustó el programa, porque también dejó claro que
un Líder tiene que ser aceptado y querido por el equipo. En consecuencia, aquéllos que tienen la responsabilidad de seleccionar o ejercer la Dirección Empresarial, deben aprender esa lección para buscar salidas de la crisis cambiando la forma de Dirección: más liderazgo y menos control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario