HÁBITAT más Edificación un Marco Estratégico para las pymes del sector en los próximos años

Si eres una Pyme del sector del Hábitat y su entorno de la vivienda, te interesa mucho saber que la creación de sinergias empresariales, la personalización del producto a gusto del cliente, la apuesta por los mercados exteriores, las innovaciones organizativas y comerciales y el desarrollo de nuevos materiales, definen gran parte de la Estrategia Competitiva del sector en la Comunitat para los próximos años.

Si además tienes responsabilidades directivas o quizá mejor, interés por impulsar un liderazgo innovador en tu empresa, necesitas conocer ese Marco Estratégico.

Construir una ventaja competitiva sostenible es quizá el objetivo más importante de la Dirección de una empresa  y para ello debe centrarse en crear una ESTRATEGIA COMPETITIVA, que le permita como empresa “ganar dinero a largo plazo”.



De la misma forma, la Comunidad Valenciana como el resto de territorios de la UE, han tenido que definir la Estrategia de Especialización (RIS3CV - Research and Innovation Smart Specialisation Strategies) para conseguir un crecimiento inteligente, sostenible e integrador en la perspectiva del año 2020. Es una política inteligente, valga la redundancia, puesta en marcha por la UE para tratar de evitar solapamientos entre regiones europeas e impulsar la iniciativa empresarial. Se persigue la especialización y complementariedad para concentrar recursos escasos en aquello que cada territorio es más competitivo. Aquí puedes ver el interesante mapa de la especialización regional europea.

Ahora bien, lo que a nosotros como Pyme nos interesa, es saber cómo se contempla el hipersector del HÁBITAT y la Edificación en ese Marco Estratégico Global, pues sin duda debe servirnos de guía para nuestro propio desarrollo estratégico, que es lo importante.

Pues bien, este hipersector por su importancia es objeto de un análisis específico al que se incorpora la edificación. Engloba las actividades de diseño, fabricación y distribución de productos relacionados con la vivienda y la edificación como la cerámica, la piedra natural y sus derivados, el mueble, la iluminación, el textil‐hogar, los materiales de construcción, y también la arquitectura y el urbanismo.

Se incluye tanto hábitat residencial (viviendas, hoteles…), como terciario (oficinas, comercios…), público (escuelas, hospitales, auditorios, instalaciones deportivas, de transporte de viajeros u otros servicios…), urbano (ciudades, parques…), hábitats con características especiales (climatología extrema, entornos hostiles, instalaciones temporales…), habitáculos móviles (interior de trenes, barcos, aviones…), etc. Evidentemente, estamos hablando de un hipersector nada homogéneo a nivel de pymes, pero no obstante se han identificado elementos comunes en un contexto de mercado global.

  1. En este hipersector, con más motivo por la abundancia de pequeñas empresas, la cooperación empresarial y la creación de sinergias, que es un elemento común para el conjunto del tejido empresarial de la Comunidad, es una clara necesidad estratégica
  2. Tendencia a la Personalización, que exige incorporar tecnologías de producción avanzada para series más pequeñas, y centrar el producto en la necesidad individual del cliente
  3. Es también necesario apostar decididamente por los mercados exteriores y la internacionalización, como una forma de crecer pero también de mejorar y ser más competitivos.
  4. Impulsar innovaciones no tecnológicas, especialmente innovaciones organizativas y comerciales[1], lo cual tiene su importancia en el contexto de las RIS3 más centradas en la innovación tecnológica y que también es un objetivo común a nivel estatal
  5. Por último, no olvidarse del desarrollo de nuevos materiales, con mejores prestaciones técnicas, menor impacto medioambiental y de menor coste productivo.

En definitiva, elementos comunes que nos trae a la memoria la iniciativa valenciana,  Spanish Contract Solucions:  “manufacturer’s response to the customization”  que surgió precisamente para ganar tamaño ante los compradores internacionales, para personalizar su oferta aspirando a ser “artesanos del mundo”, para incorporar nuevas soluciones en materiales y en definitiva como un ejemplo de innovación organizativa y comercial. Por lo tanto, participaba de esos elementos comunes, lo cual es destacable, pues podemos tener un instrumento estratégico, que se adelanto a lo que ahora se va a potenciar e impulsar a nivel estratégico de la Comunidad Valenciana.




[1] INNOVACIÓN ORGANIZATIVA Propiciar procesos colaborativos innovadores en los sistemas de diseño, producción, organización, logísticos y de distribución, en toda su cadena de valor, a escala local e internacional.
Potenciar la investigación e innovación organizacional y de comercialización, favoreciendo la creación de grupos de empresas complementarias entre sí, capaces de desarrollar conjuntamente productos destinados al hábitat, desde un punto de vista de soluciones integrales y potenciar sistemas de gestión del conocimiento, inteligencia competitiva y de prospectiva a largo plazo.

INNOVACIÓN SOCIAL vs INNOVACIÓN EMPRESARIAL

La innovación social y la innovación empresarial son dos caras de la misma moneda: la necesidad de innovar que tienen las empresas u organizaciones para crear más valor al usuario o cliente.

Cristina Garmendia, presidenta de Cotec, definía hace poco la innovación como “cualquier innovación empresarial que implique un cambio (no solo tecnológico), que genere conocimiento (no solo científico) y que sea capaz de generar valor (no solo económico)”, lo decía en un foro que destacaba que el 80% de la economía de los países ricos se apoyaba en los intangibles.

La innovación social, vinculada en muchas ocasiones a intangibles, está surgiendo en la UE como un nuevo concepto para dar respuesta a los retos sociales agravados por la crisis (migraciones y envejecimiento de la población, sostenibilidad ambiental, pobreza, digitalización, etc.) y también como una respuesta creativa de la sociedad al cambio más o menos profundo que estamos viviendo y protagonizando, donde lo social, entendido como solucionar los problemas de la gente y no sólo de las empresas, es un propósito a conseguir.

La AVI (Agencia Valenciana de la Innovación) como proyecto colectivo, puede ser una oportunidad para impulsar un liderazgo innovador que inspiré a los agentes sociales a “provocar” cambios, empezando por ellos mismos y también un instrumento de exploración y aprendizaje para desarrollar nuevas estrategias experimentales, como puede ser la innovación social. 

J. Millard un investigador danés dice “las claves para los proyectos de innovación social son identificar una necesidad y unos beneficiarios, comprobar el carácter novedoso y práctico de la iniciativa, implicar a los beneficiarios en su desarrollo y asegurar su efectividad”. Pero sobre todo, me gusta recordar a Cristóbal Colón, Dr. General de La Fageda un éxito empresarial de innovación social “Hemos montado una empresa para dar trabajo a unas personas… para mi la empresa era un medio para conseguir un fin … y el fin era incorporar a personas, que por sus características especiales tenían dificultades para incorporarse al mundo laboral”.

innovación social
Éxito de Innovación Social
Por otra parte, Balansiya es un ejemplo modesto de innovación social que se apoya en intangibles organizativos, pues trabaja la innovación comercial con migrantes para facilitar la internacionalización de Pymes valencianas

Es una innovación que implica introducir un cambio cultural en las estructuras de las Pymes para hacerlas más permeables a la diversidad multicultural y global. Genera conocimientos globales en la empresa, conectando su necesidad de vender en países no europeos con la necesidad que tienen los migrantes no europeos de trabajar, en este caso seleccionando aquéllos con un perfil comercial internacional. Y por último, es un cambio que produce más valor tanto para la empresa como para la sociedad.

En definitiva, lo que define la innovación social es el propósito con independencia de la forma que adopte para conseguirlo, pero al mismo tiempo se constata que existe una tendencia en la sociedad actual donde los desafíos sociales (las tendencias de la demografía, la comunidad y los medios sociales, la pobreza, el medio ambiente, la salud y el bienestar o los bienes y servicios éticos) son cada vez más percibidos como oportunidades para la innovación y en este contexto como intentos estratégicos experimentales debería contemplarse en la futura Agencia Valenciana de la Innovación (AVI ).