Pacto Verde Europeo - Nuevo Plan de Economía Circular - Plan de Reconstrucción Europa Post Covid

El nuevo Plan de Acción de la Economía Circular, aprobado un poco antes de  Covid19, es el núcleo del Plan Verde Europeo- #EUGREENDEAL, la hoja de ruta de la UE hacía la neutralidad climática y su desarrollo va a estar, para bien, ligado al Plan de Reconstrucción (actualmente en negociación; 500.000 Millones de €), pues éste pondrá énfasis en financiar actividades para acelerar las transiciones ecológica y digital. La UE pretende activar la economía y crear empleo, al mismo tiempo que cumple con el objetivo de descarbonizar y alcanzar la neutralidad climática en 2050, que Europa pretende liderar.
En mi opinión, dada la potencialidad de la economía verde para crear nueva riqueza y empleo, no se van a cambiar las líneas generales de lo aprobado, que explicaré a continuación, pero si se van a acelerar los procesos, como por otra parte, estamos viviendo en esta crisis sanitaria. De hecho, las prioridades políticas ya estaban establecidas, figurando entre ellas el Pacto Verde Europeo y la construcción de una Europa capaz de aprovechar las tecnologías digitales emergentes. Ahora estas prioridades incluidas en el periodo presupuestario 2021-27 (Fondos de cohesión, FEDER, LIFE y hasta el gasto en los programas sociales, de investigación e innovación), se van a ver reforzadas por el fondo extraordinario para la Reconstrucción de la Europa Post Covid.

El nuevo Plan de Acción para la Economía Circular, anuncia iniciativas para todo el ciclo de vida de los productos, desde el diseño y la fabricación hasta el consumo, reparación, reutilización, reciclaje y recuperación de recursos en la economía. Introduce medidas legislativas y no legislativas y se dirige a áreas en las que la acción aporta un claro valor añadido.

El objetivo final, de acuerdo con el Pacto Verde que quiere convertir a Europa en el primer continente neutral, es reducir la huella de carbono y duplicar la tasa de uso de los materiales que entran en el circuito de la economía circular, al tiempo que se impulsa el crecimiento económico. Esto se realizará apoyándose también en el ecosistema de partes interesadas de la economía circular europea.

Es difícil trasladar en pocas líneas todo lo que contempla el plan, si bien en esta aproximación podemos destacar su enfoque en cuatro aspectos: Producto, Diseño, Consumidor y Neutralidad Climática. Además, desarrollando ocho planes sectoriales específicos: Electrónica y TICTextiles, PlásticosConstrucción y EdificiosEmbalajesBaterías y automóvilesComidas y Residuos.

Producto Sostenible, Diseño circular, Neutralidad Climática
Enfoques en el Plan de Acción de Economía Circular
La política de PRODUCTOS pretende avanzar en acciones para convertir los productos verdes en la norma y plantea tres líneas de desarrollo: acciones sobre diseño de productos, empoderamiento de los consumidores y desarrollar procesos de producción más sostenibles.

Por lo que se refiere al enfoque en DISEÑO, La Comisión Europea lanzará una iniciativa legislativa sobre productos sostenibles, que incluirá la ampliación de la Directiva de Ecodiseño, así mismo creará un espacio europeo de datos para movilizar el potencial de la digitalización de la información del producto, introduciendo, por ejemplo, pasaportes digitales de productos.

Por lo que se refiere a los CONSUMIDORES, se va a trabajar en la reparabilidad, incorporando un "derecho a reparar" en las políticas de productos y consumidores para 2021. El Plan también contempla acciones para dar una información más confiable sobre los productos incluso se propondrán reglas más estrictas para reducir el "green washing" y la obsolescencia programada.

Economía Circular, #EUGREENDEAL, wassing green, from farm to fork, antonio palacián, desde la frontera
Por lo que se refiere a los planes sectoriales, cabe comentar lo siguiente:

Electrónica y TIC
El Plan de Acción propone establecer una "Iniciativa Electrónica Circular" para promover una vida útil más larga del producto a través de la reutilización y reparabilidad, así como la capacidad de actualización de componentes y software para evitar la obsolescencia prematura. El sector será un área prioritaria para implementar el "derecho a reparar"

Textiles
Los textiles ocupan el cuarto lugar en el uso de materias primas primarias y agua, y la quinta para las emisiones de gases de efecto invernadero. La estrategia impulsará el mercado de textiles sostenibles y circulares, incluido el mercado de reutilización. Admitirá nuevos patrones de consumo y modelos de negocio. Para ello La Comisión trabajará con la industria y los actores del mercado para identificar cuellos de botella en la circularidad de los textiles y estimular la innovación del mercado.

Plásticos
El Plan de Acción se basa en la estrategia de Plásticos 2018 y se enfoca en aumentar el contenido de plástico reciclado. Se sugerirán requisitos obligatorios sobre el contenido reciclado en áreas como embalaje, materiales de construcción y vehículos. También se abordarán los desafíos relacionados con los microplásticos: métodos de medición ligados a la digitalización, captura en aguas residuales y uso de plásticos de base biológica

Construcción y edificios
El sector de la construcción consume alrededor del 50% de todo el material extraído y es responsable de más del 35% de la generación total de residuos de la Unión. Se adoptará una estrategia integral para promover la economía circular y se revisará el actual reglamento de productos de construcción

Embalaje
La cantidad de materiales utilizados para el envasado crece continuamente y en 2017 los residuos de envases en Europa alcanzaron los 173 kg por habitante, el nivel más alto de la historia. La Comisión propondrá medidas para garantizar que el aumento de la generación de residuos de envases se revierta con carácter prioritario. Su objetivo es que todos los envases colocados en el mercado de la UE sean reutilizables o reciclables de una manera económicamente viable para 2030.

Baterías y vehículos
La Comisión propondrá un nuevo marco regulador para las baterías. Incluirá medidas para mejorar las tasas de recogida y reciclaje y garantizar la recuperación de materiales valiosos, los requisitos de sostenibilidad para las baterías, el nivel de contenido reciclado en baterías nuevas y el suministro de información a los consumidores. También se propondrá la revisión de las normas sobre vehículos al final de su vida útil para mejorar la eficiencia del reciclaje, así como las normas para abordar el tratamiento sostenible de los aceites usados.

Comida
Se estima que el 20% del total de alimentos producidos se pierde o desperdicia en la UE. La Comisión propondrá un objetivo sobre la reducción del desperdicio de alimentos como parte de la Estrategia de la granja a la mesa (From Farm to Fork). Se abordará toda la cadena de valor alimentaria para garantizar la sostenibilidad del sector. Se iniciará un trabajo para legislar y poder reemplazar los envases de alimentos, vajillas y cubiertos de un solo uso por productos reutilizables en los servicios de alimentos.

Residuos
Prevenir y gestionar los residuos es clave para transformarlos en recursos de alta calidad. La Comisión continuará modernizando las leyes de residuos y considerará cómo ayudar a los ciudadanos a clasificar los residuos con un modelo armonizado de toda la UE. También presentará objetivos de reducción de residuos para flujos más complejos y se revisarán las normas sobre envíos de residuos que facilitan el reciclaje o la reutilización dentro de la UE. Esto también tendrá como objetivo restringir las exportaciones que causan impactos negativos en el medio ambiente y la salud en los países de destino.

Una visión de mujeres: Democratizing Work

Nuevamente las mujeres toman una iniciativa excelente. En esta ocasión para decir que ha llegado la hora, en la sociedad Post Covid19, de trabajar por democratizar las empresas, desmercantilizar el trabajo y respetar el medio ambiente. #DemocratizingWork es el resultado de un esfuerzo colectivo lanzado en Mayo de 2020 por las tres investigadoras y académicas europeas (y otras)[1] que aparecen en la imagen. Están teniendo amplio eco en la prensa, así como también entre los académicos y profesionales de todo el mundo (Ver Lista J.K. Galbrait, Piketty, B. Sachs, D. Rodrik,…).Todos comparten el interés por desarrollar formas de trabajo y organización democráticas y sostenibles que difieren del modelo de maximización del valor para los accionistas y los equipos directivos.

A continuación comento las principales ideas del MANIFIESTO, que puede encontrarse íntegramente y firmarse AQUÍ.

Isabelle Ferreras, Julie Battilana, Dominique Méda, DemocratizingWork, Desdelafrontera, democracia económica
Isabelle Ferreras, Julie Battilana, Dominique Méda
Las personas que trabajan son mucho más que “recursos humanos”. Esta es una de las lecciones centrales de la crisis sanitaria que estamos viviendo. Los trabajadores (sanitarios, transportistas, almacenistas, agricultores, limpiadores, reponedores de alimentos, etc.) que están mantenido la vida en la pandemia del Covid19 son una prueba de que el trabajo no puede reducirse a un simple producto, que debe en su esencia desmercantilizarse para garantizar una mínima dignidad y operatividad, así como avanzar hacia un mayor compromiso de los trabajadores con la empresas para crear un empleo útil y respetuoso con el medioambiente.

Hay muchas razones para democratizar los centros de trabajo, si bien la más importante, que esta dejando clara la pandemia, es que los trabajadores actuando con autonomía y confianza, son la clave del éxito que están teniendo sus empresas. La gestión de las empresas y organizaciones se debe repensar, dando la vuelta la organigrama. Todas las mañanas, hombres y mujeres, haciendo especial mención a los miembros de comunidades racializadas, migrantes y trabajadores de la economía informal, se levantan para servir a aquellos de nosotros que pueden permanecer en cuarentena.

Antonio Palacian, Desdelafrontera, confianza,
Para aquellos que defienden una gestión basada en el control y no en el desarrollo, la crisis les esta proporcionando un aprendizaje acelerado, pues el teletrabajo se ha multiplicado sin necesidad de supervisión y, por lo tanto, aumentando la productividad. Esto demuestra que los trabajadores no son uno más entre los stakeholders de la empresa, son la parte esencial.

Sin embargo, están excluidos en su mayoría de participar en la gestión de sus centros de trabajo, lo cual no favorece el equilibrio de las partes, genera desigualdades, falta de cohesión social y, por lo tanto, perjudica la productividad y competitividad de la empresa. Es una organización no inclusiva que la Covid19 está demostrando que tiene que evolucionar y avanzar con los tiempos. 

Debe abandonar definitivamente las prácticas empresariales de "cortísimo" plazo o mejor dicho especulativas, donde lo prioritario es obtener el máximo beneficio para los accionistas y directivos a costa de las personas y de la sociedad. Es el momento de apostar por una nueva empresa más eficiente, democrática y colaborativa. Es el momento de repensar la forma de participar del trabajador en la empresa, que existe en Europa desde la II Guerra Mundial, pero que ya no funciona. Es el momento, en definitiva, de caminar hacia la creación de ambientes de confianza y participación en la gestión empresarial (CEO, Estrategias principales, Beneficios, etc.).

Modelo Social Europeo, Europa, #EUgreendeal, Desdelafrontera
Europa es su Modelo Social Europeo
Por otra parte, el manifiesto también pide que el mercado no decida por si solo aquellas elecciones que afectan profundamente a nuestras comunidades (Por ejemplo: cuidado de ancianos, enfermos, suministros, etc.). Ciertas necesidades estratégicas y colectivas simplemente deben pensarse desde la perspectiva del servicio público, también repensado desde un modelo participativo. La rentabilidad es un criterio intolerable y nada práctico cuando se trata de nuestra salud y nuestra vida en este planeta.

En estos momentos, que en todo el mundo se dispara el desempleo, los programas de garantía de empleo pueden desempeñar un papel crucial para preservar la estabilidad social, económica y ambiental de nuestras sociedades democráticas. La Unión Europea debe incluir dicho propósito en su #EUGreenDeal, donde el liderazgo femenino se está manifestando con éxito.

Por lo que se refiere al compromiso medioambiental, no deberíamos reaccionar ahora con la misma inocencia que en 2008, cuando respondimos a la crisis económica con un rescate incondicional que aumentó la deuda pública sin exigir nada a cambio. Si nuestros gobiernos intervienen para salvar a las empresas en la crisis actual, entonces las empresas también deben comprometerse en avanzar por una gestión más inclusiva, participativa y respetuosa con el medio ambiente.

No nos engañemos más: dejados a su suerte, la mayoría de los inversores de capital no se preocuparán por la dignidad de los trabajadores; ni liderarán la lucha contra la catástrofe ambiental. Otra opción está disponible: democratizar las empresas, desmaterializar el trabajo y trabajar juntos en mantener la vida en este planeta.



[1] Isabelle Ferreras (FNRS–University of Louvain–Harvard LWP), Dominique Méda (Paris Dauphine–PSL–IRISSO), Julie Battilana (Harvard University), Julia Cagé (Sciences Po–Paris), Lisa Herzog (University of Groningen), Pavlina Tcherneva (Bard College–Levy Institute), Hélène Landemore (Yale University) y Sara Lafuente Hernandez (University of Brussels–ETUI)