BALANSIYA: un proyecto de innovación social para hacer de Valencia una economía urbana más abierta al mundo

Como ya informamos la semana pasada el ayuntamiento de Valencia comunicó los 14 proyectos aprobados en su pionera e interesante 1ª convocatoria de Proyectos de Innovación Social; entre los aprobados se encuentra el presentado por Internacionalización y Desarrollo de ORganizaciones - INDOR, bajo el título de BALANSIYA: la fuerza empresarial de la diversidad como oportunidad para la pyme local.
Balansiya, innovacion social en valencia, indor, servicio de innovacion ayuntamiento valencia
También a principios de año hemos conocido el informe del análisis del estado de situación de la Industria valenciana – EPI 2020, donde se aspira a ser una economía abierta al mundo ampliando la base de empresas exportadoras, diversificando mercados en destino y generando un entorno favorable a la internacionalización. Actualmente más de 22.000 empresas valencianas han realizado algún tipo de negocio en el exterior.

Balansiya - Innovación Social, una experiencia piloto, surge precisamente ligado al proceso de diversificación en mercados de destino, para ayudar a reflexionar y actuar ¿Cómo vamos a ser una economía abierta al mundo, entender la diversidad y sus necesidades, si los departamentos comerciales de las empresas “son todos nacidos en l’Horta”?

El proyecto es un instrumento para tender puentes y conectar las necesidades de los Comercios, Instituciones y PYMES valencianas y las necesidades de integración de los migrantes, sabedores que algunos de ellos tienen las actitudes (emprendedoras, comerciales,…) y las competencias (conocimiento de idiomas y culturas de mercados emergentes) necesarias para facilitar esa apertura al exterior.

Estamos convencidos que la incorporación de personas migrantes de origen diverso a los departamentos comerciales es una oportunidad para mejorar la competitividad de las Pymes, comercios e instituciones locales, que evidentemente hay que aprovechar al mismo tiempo que tratamos de resolver parte de un problema social.

innovacion social, antonio Palacián, indor, inserción de migrantes, Internacionalización de empresas
Servicio de Innovación
Sin duda, hay que felicitar al AYUNTAMIENTO DE VALENCIA por esta iniciativa pionera e innovadora. Hoy 27 de Enero hemos tenido la primera reunión con el Jefe del Servicio de Innovación, dependiente de la Concejalía que dirige Jordi Peris. La reunión ha servido para conocernos y resolver algunas de las dudas iniciales que todo programa innovador presenta, pero sobre todo a nosotros nos ha permitido constatar que la convocatoria se corresponde con el carácter innovador que se quiere imprimir a los servicios del ayuntamiento, donde los nuevos dirigentes son conscientes que hay mucho camino por recorrer en la innovación social.
  
El proyecto se va a desarrollar a lo largo de este año 2016, ya nos hemos puesto a diseñar la estructura de la Web, para que sea el punto de referencia e información del proyecto, pero mientras la hacemos vamos a ir informando en “Desde la Frontera: soluciones y oportunidades para gestionar la crisis gestionando la escasez”


En definitiva, BALANSIYA va a crear un espacio de trabajo (presencial y virtual) para desarrollar un SERVICIO de alto valor social, facilitando al mismo tiempo la internacionalización de las Pymes, Organizaciones e Instituciones locales, así como la integración laboral de los migrantes. Por lo tanto, son destinatarios directos del proyecto: Directivos de Pymes, Directivos y Técnicos de organizaciones intermedias y asociaciones y finalmente inmigrantes con competencias y habilidades para el comercio internacional, capacidad de aprendizaje y comprensión y conocimientos de idiomas de países de destino.


La INNOVACIÓN SOCIAL: una oportunidad para actuar en el medio rural

Quizá el único consuelo que nos queda es decir aquello que “no hay mal que por bien no venga” o también recordar el concepto chino de crisis: peligro y oportunidad. Esa es la impresión que tengo cuando me sitúo en las políticas presupuestarias actuales en general y más en la política presupuestaria de la Generalitat Valenciana, esta última además lastrada por el problema de la infrafinanciación.

Bueno, ante esta situación, caben pocas alternativas pero si hay alguna: primero romper con lo anterior, no cabe la continuidad, es materialmente imposible, por muchas razones, pero también porque no hay recursos, con lo cual es imposible seguir por los mismos caminos para mejorar y, segundo pues, entender esta complejidad, explorarla y convertirla en una oportunidad para impulsar una nueva estrategia, que en ese contexto, debe ser “más arte que planificación” y por lo tanto, debe estar ligada al ejercicio radical y audaz de la creatividad y de lo nuevo, contando con las personas como recurso principal.

Grupos de Acción Local, Comunidad Valenciana, Desarrollo Rural en Valencia, Innovación Social

No obstante, para aplicar el Plan de Desarrollo Rural - PDR, 2º pilar de la PAC, tenemos algo de recursos, en total 450 millones de euros para el periodo 2014-20, que como estamos en 2016, algo más hay e incluso podríamos “ilusionarnos” si pensamos que son 74.873 millones de las antiguas pesetas (una cantidad enorme para los que hemos trabajado durante muchos años en pesetas). En cualquier caso esto debe distribuirse en 6 prioridades, de las cuales me voy a centrar en la última que tiene o debe tener que ver con los Grupos de Acción Local y la Innovación Social, es decir con el cambio de actitudes de las personas, que son el capital más importante con el que se puede contar.

La INNOVACIÓN SOCIAL puede ser definida como el desarrollo e implementación de nuevas ideas (productos, servicios y modelos) para satisfacer las necesidades de las personas, crear nuevas relaciones sociales y ofrecer mejores resultados

Innovaciones sociales son aquellas que no sólo son buenas para la sociedad sino que mejoran la capacidad de actuación de las personas para hacer frente a los desafíos sociales que necesariamente debe afrontar el PDR de nuestra Comunitat (demografía con migraciones y envejecimiento, tendencias ambientales,  la comunidad y sociedad digital, la pobreza, la salud y el bienestar o los bienes y servicios éticos) y que son cada vez más percibidos como oportunidades para la innovación.

Por todo esto, sería deseable un cambio en la gestión de las políticas de la Administración para impulsar una innovación social valiente y líder dentro y fuera del sector público y tenemos una OPORTUNIDAD empezando por considerar que la contribución a la innovación social fuese uno de los criterios importantes a considerar para seleccionar a los Grupos de Acción Local que tienen que actuar en el medio rural.

Por ese camino se empezaría la necesaria ruptura con las políticas anteriores, pues tenemos que convertir la innovación social en la herramienta capaz de integrar los grupos de interés para afrontar las necesidades y los problemas sociales de las personas de forma más eficiente y empleando menos recursos (porque no los hay y tenemos que buscar los ociosos o subutilizados), lo cual sólo se puede hacer a nivel local.

Por esa razón, los Grupos de Acción Local deben ser el instrumento para movilizar a los actores locales y crear respuestas localizadas a los retos que plantea la innovación social en el medio rural.

conectar medio rural y urbano, PDR Comunidad Valenciana, Innovación Social, Grupos de Acción Local
Creando espacios de participación

Unas respuestas localizadas que podrían encauzarse trasladando al PDR de la Comunidad Valenciana o más bien a la organización de los Grupos de Acción Local en el medio rural, la filosofía del programa Urban Innovative Actions – UIA, lo que debería pasar por adaptar los temas de ese programa impulsor de la “audacia social innovadora” al medio rural. Desde luego en este caso empezando por un tema que, en mi opinión debería ser el más importante: CONECTAR EL MEDIO RURAL Y URBANO, como una forma de generar vínculos capaces de ampliar las capacidades humanas, que tiene en abundancia la ciudad, pero también materiales relacionados con los Fondos europeos estructurales, los cuales están más dotados al destinarse a una mayor población.